Viva la Biodanza

Posts Tagged ‘afectividad

Taller monogràfic de Biodansa – “CONTACTE I CARÍCIA”

Diumenge 9 d’octubre, de 17.30 a 20h

SHIVARATRI, centre de ioga i teràpies alternatives

c/ Pujada de l’Església s/n, Sant Boi de Llobregat
(molt a prop de l’estació dels FGC i davant de la Torre del Sol)

 El contacte físic és un vehicle fonamental de l’afectivitat humana a tots nivells. La carícia és guaridora, alimenta les nostres ganes de viure, nodreix la nostra autoestima, reconeix la nostra identitat…

Podem expressar i integrar les nostres emocions a través del contacte i la carícia, i vincular-nos amb els altres de manera afectiva a través de la biodansa!

Preu: 15€

Contacte: Neus Batlle, facilitadora autoritzada per l’Escuela de Biodanza Sistema Rolando Toro de Barcelona i membre del col·lectiu de professionals de la biodansa “Biodanza Ya!”

Telèfon: 620191240
Correu-e: neus@dansalavida.com
Web: www.dansalavida.com

Asertividad, un nuevo concepto que se ha puesto “de moda” y que viene ligada a 3 conceptos: la empatía, resiliencia, serendipidad. ¿Palabras nuevas para tí? Pues en proximos post las estaré comentando y viendo su relación con la Biodanza.

La asertividad está relacionada con la necesidad de cuidarnos y protegernos los unos a los otros, con el deseo de generar confianza y proximidad a través de la comunicación.

La asertividad es un faro para alcanzar el noble propósito de ofrecer instantes de bienestar. Surge de la voluntad de contribuir al bien común.

Lector, si ya has practicado Biodanza, verdad que el párrafo anterior ¿te suena conocido? Claro, está muy emparentado con los fines de la práctica de la Biodanza.

Definiendo asertividad según varios investigadores del tema:

  • Wolpe (1958): “la expresión abierta de amistad, afecto y otros sentimientos no ansiosos”.
  • Alberti y Emmons (1970): “conducta que capacita a una persona para actuar de acuerdo a sus propios intereses, defenderse sin ansiedad, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer sus derechos personales sin violar los derechos de los demás”.
  • Güell (2005): Expresión de los propios intereses, creencias, intereses, opiniones y deseos de manera honrada, tranquila, sin sentimiento de culpa y sin perjudicar , ni agradir a los otros.

En Biodanza, la comunicación desde una postura respetuosa y afectiva, es un elemento básico. Por todo lo anterior, la Biodanza te puede acercar a la asertividad.

Mientras más asertivo seas, se abrirán ante tí nuevas posibilidades de relacionarte. Podrás establecer relaciones auténticas, sinceras, valiosas. Podrás ser tú mismo y dejar ser.

¡Que te vaya bonito!

 

Me besas, te beso. Me abrazas y abro mis brazos y me entrego a tu cuerpo para fundirme con él. Te acercas, me miras y me sumerjo en tu mirada. Es el diálogo entre dos o más que puede ser muy intenso si está marcado por el afecto.

En Biodanza, una de las cinco líneas de vivencia es la afectividad. Hacemos muchos ejercicios para desarrollar en nosotros la capacidad de  vivir en el mundo de los sentimientos. Un mundo que en Occidente pide salir de ese segundo plano al que ha sido relegado en nombre del culto a la razón.   

Según la Biodanza, “la afectividad es un estado de afinidad profunda hacia otros seres, capaz de originar sentimientos de amor, amistad, altruismo, maternidad, paternidad, compañerismo; así como  sentimientos opuestos: ira, celos, envidia…”

En nosotros está el potencial de amar de forma indiferenciada (amor a toda la humanidad) y de forma diferenciada (amor a determinadas personas). Los grandes santos de la historia se caracterizaron por sentir el primero…

En Biodanza, hacemos énfasis en cultivar la afectividad, porque creemos que es un modo de expresar la identidad y por tanto enriquecerla.     

“Las personas que tienen una identidad débil tienen dificultades para amar, tienen miedo a la diversidad y sus vínculos con otras personas son defensivos. Las formas patológicas de la afectividad se expresan en la destructividad, discriminación racial, racismo, injusticia e impulsos destructivos. Una forma poco conocida de la patología de  la afectividad es el relativismo ético, que consiste en justificar acciones infames con razonamientos inteligentes. Actitud típica de gobiernos totalitarios y personas individualistas”.

Desde el fondo de mi ser, creo en el afecto, en el amor y su poder sanador, tanto para el que da amor, como para el que lo recibe. Por eso apuesto cada día por ir con el corazón abierto y sin máculas, lo mantengo así para que el amor anide en él a sus anchas, y me entrego a los “riesgos”, causas y azares que conlleva.

Yo vivo en la afectividad y por la afectividad. ¿Y tú?


Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te mando lo nuevo que publique...

Únete a otros 210 seguidores

Puedes leer aquí:

Archivos

Conversando en twitter

Tu donación puede cambiar vidas

A %d blogueros les gusta esto: