Viva la Biodanza

Posts Tagged ‘Biodanza

Bagan-Edu YasMe gusta viajar.  Me abre los ojos sobre otras realidades y una faceta más amable, noble y paciente para conmigo misma y con los demás se despierta ante los nuevos escenarios y pequeños retos.

Una visita a Myanmar

Recientemente estuve  con mi  pareja de visita en Myanmar durante unos 20 días. Su gente amable y sonriente movían olas de compasión en mi interior con frecuencia. Por ejemplo, me despertaban compasión los niños y niñas que me observaban curiosos pues pocas veces habían estado cerca de personas de piel negra. Sus caritas de asombro risueño, sus manos extendidas saludándome como si  yo viniera de un planeta lejano, mientras en mi corazón nacía una plegaria: “Universo, Dios, Buda, Alá permite que estos niños tengan una vida que les permita desarrollar todas sus potencialidades”.

Era inevitable sentir compasión ante aquella anciana campesina que me sonrío con solo tres dientes rojizos y deshechos quizás por el consumo de betel. Su sonrisa amplia de oreja a oreja y su mirada antigua se me clavó en la piel, y me recordó mi propio camino hacia la vejez, ese otro estado de belleza física desnuda por las huellas de la vida.

Varias veces sentí compasión por mi compañero de camino, que se esforzaba por hacerme más cómodo cada día en términos materiales. Recuerdo a Edu siempre buscando comidas y alojamientos a mi gusto, para que el viaje no se me hiciera demasiado cuesta arriba. Reconozco su capacidad para interconectar con mis estados de ánimos, con mi cansancio en los días largos de muchas excursiones y caminatas… Vivimos tantos estímulos: ruidos, olores nuevos, alimentos irreconocibles, rostros de ojos almendrados de distintos tonos de piel, todos observando, todos descubriendo, todos tocando a los viajeros con la retina, como quien ve otro ser humano por primera vez. La tierna e intensa primera vez.

Sentí compasión por ellos, los dulces birmanos y por nosotros los turistas escapistas de una sociedad que corre y que pone precio a la sorpresa de vivir y la sonrisa.

Myanmar y recuerdos de Biodanza

Bien, después de toda esta disertación sobre el viaje a Myanmar, te preguntarás qué tiene que ver la Biodanza con todo esto. Mucho y te explico. Fue en las sesiones de Biodanza donde por primera vez experimente la compasión con similar intensidad a la que viví en Myanmar.

Recuerdo con claridad algunos ejercicios que me estremecieron de la cabeza a los pies, que me hicieron sentir profundamente interconectada con el otro, con la Naturaleza y con el Universo infinito del que desconozco tanto.

Desde la perspectiva de la Biodanza, la compasión o capacidad de estar en sintonía con los otros de forma bondadosa nace a partir de la conciencia de que todos tenemos un destino compartido. El agua que ahora bebemos antes estuvo en la nube, en la que también se almacenan partículas de productos químicos, nubes que se precipitan en los campos sobre los alimentos, que luego comemos y que se quedan en nuestros organismos, o salen para continuar un ciclo de intercambios continuos.

En Biodanza la compasión es el combustible que enriquece las relaciones entre las personas y las relaciones con la Tierra. La compasión no nace de una postura sufridora, o desde la superioridad. Tampoco hablo de compasión como sacrificio por los demás.

Me refiero a compasión que se expresa de forma natural e intuitivo mediante actos que favorecen el desarrollo de la Vida en nuestro entorno. Hablo de la compasión que nos une a los  seres humanos como una gran familia, más allá de absurdas distinciones que sirven a la sociología y los partidos políticos; pero que enturbian la verdad irrefutable de que los seres humanos somos esencialmente iguales de Barcelona a Yangon.

Por miedo a mostrarnos, por ignorancia, por egoísmo, por falsas normas de educación a veces sepultamos nuestra compasión. Es entonces cuando la Biodanza y sus ejercicios en grupo se hacen más que oportunos. La Biodanza de forma progresiva nos permiten abrir el corazón para que habiten los otros, ser capaces de ponernos en el lugar de quienes nos rodean.

A veces pienso que el sufrimiento, el estrés, la soledad y la depresión que se manifiesta en las sociedades de opulencia es la otra cara de la misma moneda de esos países con recursos económicos  limitadísimos, como Myanmar, países donde la pobreza fustiga a grandes grupos de la población. Allá donde unos sufren por carencias materiales y otros por el peso anestésico del exceso de “cositas” -innecesarias en su mayoría, hay millones de hilos invisibles que conectan Norte y Sur, ricos y pobres; y mientras el equilibrio no se alcance el cuerpo dolor común estará vibrando. Aunque nos necesitamos aceptarlo, el dolor de la madre africana que pierde un hijo en una guerra absurda, es el mismo de la madre japonesa cuyo hijo se suicida por desorientación y cansancio.

La compasión es innata

Las neuronas espejo descubiertas por Giaccomo Rizzolatti en la década del  80 son parte del mecanismo biológico que a nivel cerebral nos conecta de forma emocional con nuestro entorno.

Las neuronas espejo permiten que en una clase de Biodanza llores y rías: a veces desde una emoción propia que te nace del pecho, otras desde una emoción grupal que te envuelve y que todos con mayor o menor intensidad respiran durante la sesión de Biodanza.

La compasión es innata, naciste con esa capacidad. No permitas que las circunstancias apaguen esa luz natural de bondad y cercanía con todo lo que te rodea que. Pon cariño en la mirada que  das al mundo. Para empezar, ten bondad hacia ti mismo/a. Sé paciente con tus errores,  date cariño y poco a poco extiende esa mirada natural compasiva al mundo que te acompaña.

Ten compasión con los ignorantes, con los que no te entienden, con los que te niegan la mirada. Ten compasión con los errores de tus amigos, de tus jefes, piensa de forma elevada y desde el corazón, es natural, es más fácil y hace que los viajes tomen otro color.

Etiquetas: ,

La Escuela de Biodanza de Barcelona Sistema Rolando Toro inicia en septiembre de 2013 su cuarto ciclo de formación de facilitadores de Biodanza.

Para que las personas interesadas en la Biodanza puedan vivenciar su poder transformador, Luis Otavio Pimentel, el Director de la Escuela de Biodanza de Barcelona, coordinará el Taller Los 7 poderes de la Biodanza, junto a otros facilitadores vinculados a la Escuela de Biodanza de Barcelona.

Esta es una excelente oportunidad para acercarte a la Biodanza con uno de sus más experimentados promotores.

En un post anterior comenté en detalle los siete poderes de la Biodanza. Solo para recordarlos, los 7 poderes de la Biodanza son:

  1. Poder musical,
  2. Poder de la danza integradora,
  3. Poder de la metodología vivencial,
  4. Poder de la caricia,
  5. Poder del trance,
  6. Poder de la expansión de conciencia,
  7. Poder del grupo.

Si deseas participar en el Taller o conocer todas las posibilidades que ofrece la Escuela de Biodanza de Barcelona, auíe tienes más: Ver información detallada

¡Que te vaya bonito!

imgresAquí en la Escuela de Biodanza de Barcelona comencé a dar mis pasos en Biodanza. Conocer esta escuela, mis compañeros de formación y su Director Luis Otavio Pimentel, es de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

Escuela de Biodanza de Barcelona

FORMACIÓN DE  FACILITADORES DE BIODANZA

SISTEMA ROLANDO TORO
Capacitación práctica, teórica y emocional para facilitar grupos regulares
de Biodanza y para su aplicación en ámbitos específicos.

¿A QUIEN VA DIRIGIDA?
Personas interesadas en ejercer la profesión de facilitador de Biodanza.
Profesionales del área de la salud, de la educación y organizacional interesados
en aumentar sus conocimientos y en la adquisición de nuevas habilidades que
amplían sus capacidades en el ejercicio de la propia profesión.
Personas que practican Biodanza y quieran profundizar en su experiencia,
integrando la práctica vivencial al conocimiento teórico.

METODOLOGÍA TEÓRICO VIVENCIAL
La formación de facilitador de Biodanza se basa en la Teoría del Sistema
Biodanza creada por Rolando Toro. Será desarrollada desde un enfoque
pedagógico vivencial mediante procesos de construcción colectiva
constantemente vinculados a la práctica de la Biodanza.

CRITERIOS DE ADMISIÓN
Participar en un grupo regular de Biodanza durante el período de formación.
Presentar una carta de motivaciones personales y/o profesionales para
participar en la formación.
Realizar una entrevista personal con los responsables de la Escuela.

REQUISITOS DE FORMACIÓN
Para recibir el título de facilitador de Biodanza el alumno debe completar los
módulos programados por la Escuela, presentar una memoria de cada
módulo, realizar un período de prácticas supervisadas por facilitadores
reconocidos por la escuela y presentar un proyecto final para el desarrollo
profesional.

INICIO
16 de marzo de 2013

DURACIÓN
30 módulos de fin de semana
500 horas, de las cuales 360 horas
son presenciales en módulos
mensuales

INSCRIPCIONES*

Entre el 20 de enero y el 10 de marzo de 2013
Plazas limitadas (por orden de solicitud)
*condiciones especiales para personas en paro y en situación de exclusión)

Puedes pedir más información en:

E-MAIL: escuelabarcelona@biodanza.cat

TELÉFONO: 669994148

WEB: http://www.biodanza.cat

 


Síguenos en Facebook!!!

Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te mando lo nuevo que publique...

Únete a otros 210 seguidores

Puedes leer aquí:

Archivos

Conversando en twitter

Tu donación puede cambiar vidas

A %d blogueros les gusta esto: