Viva la Biodanza

Posts Tagged ‘comunicación

Comparto con vosotros un artículo que comenta aspectos neurológicos muy interesantes y que explican un poco la afirmación del título. No estás amarrado al vecino, estás sintonizado con él. Nos guste o no, forma parte de nuestra programación innata.

En este sentido, es muy importante prestar atención a las acciones que hacemos, las cosas que vemos y escuchamos, pues de forma horizontal y automática: nos contaminan (“en el buen sentido y el malo tambien”).

Aspectos como la empatía, las neuronas espejo, la imitación y su rol en el aprendizaje, son explicados en este artículo de Cecilia Toro. No adelanto más detalles, si te interesa profundizar haz clic aquí: http://www.biodanza.org/images/stories/pdf/bases_neurobiologicas_del_cerebro_social.pdf

¡Que te vaya bonito!

Cualquier decisión trascendente en nuestras vidas produce al compartirla un gran impacto en la gente que nos rodea. Aunque no lo deseemos, al comunicar un cambio vital importante provocamos una profunda alteración emocional en las personas más cercanas, y si esta comunicación se produce sin preámbulos, sin preparación alguna y de golpe, las posibilidades de que se genere un conflicto son evidentes.

Sería deseable compartir nuestras decisiones con los demás desde el principio, para darles tiempo a hacerse a la idea y digerirlas, pero lo cierto es que muchas veces posponemos la comunicación del cambio hasta el último momento, cuando no podemos esperar más o no tenemos más remedio que decirlo.

Lo hacemos así porque tememos la reacción de los demás, pero sobre todo porque en el proceso de tomar la decisión nos sentimos inseguros y no queremos que nos hagan dudar.

Nos da miedo que nos intenten disuadir de nuestras intenciones, que saboteen nuestros planes y que arruinen la ilusión que hemos puesto en el proceso.

La solución no es fácil y pasa por actuar en dos fases: en la primera, mientras tomamos nuestra personal decisión, podemos abstenernos de compartir nuestras intenciones. Podemos no desvelar nada mientras la decisión no sea firme, y así la podremos tomar sin ningún tipo de interferencia o condicionamiento.

En la segunda, y una vez nos sintamos seguros con nuestra decisión, reiniciaremos mentalmente el proceso, actuando paso a paso, compartiéndolo con los demás, dándoles así tiempo para mentalizarse, para ir haciéndose a la idea, hasta poder aceptar nuestro cambio.

Seguimos por la calle del cambio.

¡Que te vaya bonito!

Frag. tomados del Diario El País


Escribe aquí tu dirección de correo electrónico y te mando lo nuevo que publique...

Únete a otros 210 seguidores

Puedes leer aquí:

Archivos

Conversando en twitter

Tu donación puede cambiar vidas

A %d blogueros les gusta esto: